Pesadilla recurrente

Por Ignatius Batelmo.
Avanzas sin parar por un túnel oscuro hacia esa luz que te reclama. No corres. Flotas. Te agarra una mano desde el lado izquierdo, que te empuja a seguir sin parar y mientras subes una escalera circular ves como ella acaba de sacar a un bebé de su cuna y se lo lleva corriendo, agitada. Continúa leyendo Pesadilla recurrente

Anuncios