La droga del pueblo

Por Ignatius J. Batelmo.
Que no nos tomen por ingenuos: mezclar deportes con política ha sido algo tradicional en el último siglo. Ya en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, en los que la Alemania nazi de Hitler hizo una pública demostración de poder de primer orden a través del evento deportivo, aunque el hecho de que ganara Jesse Owens, un negro norteamericano, a un ario alemán en las pruebas de velocidad no debía ser la propaganda buscada. Continúa leyendo La droga del pueblo