Tú a Budapest y yo a Bogotá

Por R. Carazo.
Nacho Umbert “Sudamericano”
Canción incluida en el álbum “Familia” (Fina Estampa, 2015)
Di Stefano nunca jugó en el Barça. Kubala nunca jugó en el Real Madrid. El Barça trató de fichar a Di Stefano. Antes, el Madrid había tratado de contratar a Kubala.
Continúa leyendo Tú a Budapest y yo a Bogotá

Yo soy un soñador

Por Baldrich. Firma invitada.
Como hámster que soy, me he pasado el tiempo durmiendo de día y holgazaneando de noche. He disfrutado de lo mejor de la vida. La música sonaba y sonaba a mi alrededor todo el tiempo, cuando caía la tarde. Tras escucharla, me dedicaba a soñar. Yo soy un gran soñador. Continúa leyendo Yo soy un soñador

La droga del pueblo

Por Ignatius J. Batelmo.
Que no nos tomen por ingenuos: mezclar deportes con política ha sido algo tradicional en el último siglo. Ya en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, en los que la Alemania nazi de Hitler hizo una pública demostración de poder de primer orden a través del evento deportivo, aunque el hecho de que ganara Jesse Owens, un negro norteamericano, a un ario alemán en las pruebas de velocidad no debía ser la propaganda buscada. Continúa leyendo La droga del pueblo

Cómo convertirse en runner en el Congo

Por José Calvente. Firma invitada.
Parece que el origen de las carreras populares ha quedado resuelto, tras diversos y sesudos estudios que han podido por fin aclarar una de las cuestiones capitales de nuestro tiempo y motivo por el cual el señor Dylan no le coge el móvil a los del Nobel. Las carreras populares se originaron en Kindu, esa es la conclusión del estudio. Continúa leyendo Cómo convertirse en runner en el Congo

Mentiras de Ibiza (II): Sus virtudes

Por Nocmody.
El cierre fue otra cosa. Con los motores cargados me bajé a la pista a escuchar las dimensiones de tan tremendo artista, compositor y director de orquesta. Con eso tuve que bajar la guardia y rendirme ante el escenario de notas melódicas sobre bases finas y rítmicas que sonaban como gotas de lluvia. Parecían módulos lineales sacados de una nave espacial y las bases te hacían moverte sin quererlo.
Continúa leyendo Mentiras de Ibiza (II): Sus virtudes