Música para viajar (III): Cáceres, patrimonio eterno

Por Ignatius J. Batelmo. Si crees que su nombre no invita a disfrutar, te equivocas. Es una maravilla: el jamón ibérico, Plasencia, el Parque Nacional de Monfragüe, Trujillo, la torta del Casar, Guadalupe, las Hurdes, las migas extremeñas, la Vera, Alcántara, las cerezas, el Valle del Jerte, los Ibores, las perrunillas, la sierra de Gata o la ciudad de Cáceres, patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Continúa leyendo Música para viajar (III): Cáceres, patrimonio eterno

Anuncios

Split, noche cerrada

Por Ignatius J. Batelmo. El día había sido particularmente duro. Dos cadáveres en descomposición, una soga y un bloque de hormigón hacían que la hipótesis de la autoría fuera bastante evidente por desgracia. Zvonimir Juric habría vuelto a indicar qué justicia era de aplicación desde su retiro dorado en la prisión de máxima seguridad de Osijek. Continúa leyendo Split, noche cerrada

Música para viajar (II): El mejor roadtrip del planeta

Por Ignatius J. Batelmo. Hay que asumirlo: tu conversación no da para aguantar con un mínimo de chispa las 6 ó 7 horas que puedes pasarte algunas jornadas al volante. Vas a necesitar de una buena cantidad de canciones para que los tramos entre parques nacionales se te hagan amenos. Con esta lista de reproducción, Fake Empire, proponemos una ruta por parques nacionales y urbes de distinto pelaje, en un recorrido sonoro (y anecdótico). Continúa leyendo Música para viajar (II): El mejor roadtrip del planeta

Sobrevivir en Jerusalén

Por Ignatius J. Batelmo. Tenía sólo cuatro horas ante de que el taxi me recogiera para llevarme al aeropuerto y la decisión de qué plan hacer me la dio el diario que amenizaba mi desayuno: ‘The Jerusalem Post’. La Explanada de las Mezquitas, que había estado cerrada a occidentales los días precedentes, volvía a estar abierta al público. Prácticamente corriendo me puse en marcha y subí a la ciudad vieja atravesando el Monte Sión, esquivé a las manadas de guiris que se encontraban junto al Cenáculo y la Tumba de David, crucé la puerta de Sión y el barrio judío y llegué al control de entrada para subir a la explanada. Continúa leyendo Sobrevivir en Jerusalén