La importancia de llamarse Wifredo

Por McLovin.
“El Comerciante Lam-Yam concibió a los 84 años al octavo de sus hijos y decidió quedarse a oírlo crecer hasta los 108. Cuando fueron a inscribirlo en el registro al funcionario se le traspapeló un L y el niño quedó también tocado de esa otra rareza: sería ya para el mundo Wifredo.” Continúa leyendo La importancia de llamarse Wifredo

Anuncios